Vídeo: Filtran conversación entre Peña nieto y Angélica Rivera – Corruptos!

3 meses
4001 Visitas

Hace días, después de hacer sus ejercicios en la caminadora y grabarse un spot, Enrique Peña Nieto convocó a Angélica Rivera a tener una plática definitiva.

Hacía una semana que no se dirigían la palabra. Cosas de Los Pinos, -Angélica, el dieciocho de julio voy a aceptar una resolución fundamental. En público aceptaré mi fallo por la “Casa Blanca”. Y voy a solicitarle perdón a los mexicanos. Es preciso hacerlo. Mi publicista me afirmó que era el instante. El día que promulgue el nuevo sistema ese anticorrupción.

–¿Pedirás perdón? ¿De qué pedirás perdón si la que salió a tragar sapos fui ? ¿No recuerdas que tras tu viaje a China me forzaste a salir en ese terrible vídeo del dieciocho de noviembre de dos mil catorce? Desde ese momento dejé de ser La Gaviota y me transformaron en un meme en las redes sociales.

–La gente prosigue percibiendo que la “Casa Blanca” es el peor escándalo de corrupción de mi gobierno. Y me atribuyen a mí la culpa. Prosiguen pensando que fue Televisa y Juan Armando Hinojosa quienes me la obsequiaron a cambio de todos esos contratos que ya conoces… incluyendo el tuyo.

–Ajá.

–Te informo a fin de que asimismo me apoyes. Y, por favor, de acá al dos mil dieciocho ya no vuelvas a salir retratada en ninguna casa en las portadas de Hola!, Caras, Gente, Quién y menos se te ocurra en TV y Novelas, después nos cobran carísimo estas apariciones.

Precisamos dar una imagen de unidad familiar, de amor, de que somos el uno para el otro. Tú bien sabes de qué forma.

–Ay, Enrique, no me puedes prohibir salir en el Hola! Ellos son españoles. Y me han tratado realmente bien. Recuerda que, gracias a ellos, dejé de ser un meme y me volvieron a ver como una mujer muy elegante, sorprendente, la primera dama que te acompañó al R. Unido, a España, a Alemania, a Dinamarca, a Oriente Medio. Yo tengo una trayectoria que dejé por este proyecto. Mi hija Sofía precisa proyección, publicidad y necesito tener mis recursos para cuando todo esto se acabe.

–Angélica, entiéndeme. La “Casa Blanca” fue un escándalo que brotó por tus pinches fotografías posadas. ¡Qué necesidad tenía que hacer público todo eso!

–¿Por mí? Ahora resulta que yo…

–Sí, recuerda que te tomaste esas fotografías, alardeando tal y como si fueses la dueña… Entonces debimos inventar eso de que Televisa te pagó con la casa de Camino de las Palmas el equivalente a ochocientos ochenta y seis millones de pesos. Emilio no me disculpa eso. Desde ese momento, todos le solicitan una liquidación como a ti. Ya ves, a Chabelo con más años que tú en la empresa… le deberían haber dado todo el Bosque de Chapultepec por la terminación de su contrato.

–¡Enrique! No te hagas al gracioso. Todo planeta sabía que la “Casa Blanca” fue un regalo de Televisa para ti y otro una donación de Juan Armando Hinojosa por lo de los contratos. No me eches nuevamente la culpa a mí. Esa maldita metiche de Aristegui y sus reporteros le dieron un manejo malvado a mis fotografías. Yo sencillamente hice lo que me solicitó tu área de comunicación: probar la vida triunfante de la primera dama.

–Bueno, bueno, olvídalo. Es hora de solicitar perdón. Estamos muy mal en las encuestas. Ya menos de veinte por ciento aprueba mi administración. Y no hay forma de que mejoremos en las redes sociales. El inútil de Eduardo Sánchez no comprende nada de eso. El Peje está irrefrenable. Nos ganó la partida con los maestros. Perdimos 7 gubernaturas por esos gobernantes delincuentes que no me hicieron caso y los debí proteger. Y tendré que despedir a Virgilio Andrade por el hecho de que en vez de asistirnos, nos dañó. Le solicité que fuera eficaz y no servicial. Ni tan siquiera se cambió esos rizos de Harry Potter que trae.

–Está bien. Haz cuanto quieras. ¿Y qué gano? Todo planeta recuerda que afirmé que era mi propiedad y salí a percibir los insultos de toda esa progenie que te detesta.

–Nos detesta, querida. Nos detesta, no lo olvides.

–Como desees, mas no vuelvo a salir en otro vídeo con esas horribles flores disecadas.

–Bueno, a cambio de que te quedes calladita ya viré instrucciones a fin de que emitan un comunicado muy sencillo: y también Hinojosa Cantú o bien su empresa Ingeniería Inmobiliaria del Centro festejaron un acuerdo de terminación del contrato de compraventa con reserva de dominio. Tú retornaste la propiedad y la inmobiliaria te va a restituir los pagos que efectuaste entre el doce de enero de dos mil doce y el once de diciembre de dos mil catorce más los intereses respectivos.

–¡Mas no hice ningún pago!

–Ya lo sabemos, Angélica. Mas eso es lo que diremos. Te tocará una buena lana. Ya le afirmé a Videgaray que te compensen bien con ciertas acciones o bien algo de esta forma. Él es generosísimo contigo.

–¿Y a poco asimismo pedirá perdón por su casa de Malinalco?

–No, no. Recuerda que afirmó que ya liquidó los pagos. Ya absolutamente nadie recuerda de esa casa.

–¿Y asimismo vas a “devolver” la casa de Ixtapan de la Sal?

–Esa no. Sosegada. Recuerda el trato con los San Román. Mientras que, puedes ir a bañarte a las aguastermales a fin de que te baje el agobio.

–No me quieras ver la cara de imbécil, Enrique. No lo soy. A ti solo te resulta interesante que te quieran a ti y que a mi me prosigan odiando.

–Yo soy el presidente, Angélica. Tú eres La Gaviota. La gente te volverá a apreciar. Ya ves qué bien te fue con la visita del Papa. Lo que debimos hacer a fin de que ese argentino te saludase y admitiera estar contigo. Todo lo de la cancelación de la boda con El Güero salió mal. Nos falló Norberto. Y ahora anda bravísimo contra mis reformas.

–Ya, ya, no me recuerdes eso.

–Bueno, Gaviotita. Ahora a volar. Por favor, recuerda: ninguna fotografía más en Hola! en ninguna casa de ningún color.

–¿Me tendrás acá encerrada?

–No. Debes acompañarme a nuestro próximo acontecimiento.

–¿Y cuál es?

–La entrega de escrituras de la Sedatu de casas de interés social para parejas del mismo sexo. Recuerda que ahora somos gay friendly.

–Así, de qué manera no.

Y acabó este diálogo recordando que la realidad siempre y en toda circunstancia supera a la ficción.

Comentarios