¡Qué casualidad! Empresa ligada a Salinas halla enorme yacimiento en México.

4 semanas
151 Visitas

Uno de los yacimientos más grandes encontrados en este país ahora pertenece a Sierra Oil ando Gas, empresa mexicana qué pertenece al cuñado de Carlos Salinas de Gortari y del presente presidente de Pemex, José Antonio González.
Curiosamente, este pozo se halla en aguas poco profundas, lo que desea decir que es un pozo el que pudo haber sido explotado de manera fácil por Pemex y su tecnología actual. No obstante fue entregado a estas empresas en el marco de la reforma energética es impulsada por Enrique Peña Nieto.

Este es un caso afín al de una compañía italiana que asimismo halló un yacimiento de petróleo en aguas poco profundas de este país, pozo que tiene reservas envidiables a nivel del mundo y que son equiparables a las del prácticamente extinto Cantarell.

La diferencia radica en que este país va a recibir menos del sesenta por ciento de la renta petrolera que podría haber logrado en el caso de que Pemex hubiera sido la compañía que explotase estos 2 pozos petroleros.

“Ciertamente el proyecto es mejor de lo que aguardábamos y lo pone potencialmente en un territorio de clase mundial”, confirmó a Bloomberg Tim Duncan, accionista, la que efectuará el día de hoy el anuncio oficial.

Se trata del pozo Zama-1, horadado a sesenta quilómetros de la costa de 2 Bocas, Tabasco, por el consorcio formado por las compañías Talos Energy, Sierra Oil and Gas y Premier Oil, basadas en U.S.A., México y el R. Unido, respectivamente, cuyos recursos iniciales fueron estimados por Talos en un rango de entre mil cuatrocientos y 2 mil millones de barriles de crudo equivalente.

La compañía mexicana Sierra Oil and Gas ha sido una de las más favorecidas por las distintas rondas y contratos de la Reforma Energética.

El descubrimiento es uno de los primeros descubrimientos privados de petróleo anunciados en México desde el momento en que el país puso fin al monopolio de Petróleos Mexicanos (Pemex) en dos mil catorce.

Con información de SinEmbargo.

Comentarios